Uyuni, un espejo del cielo

Un lugar único en el que cielo y tierra se confunden, y el horizonte desaparece.
“Y en Uyuni, sudoeste de Bolivia, se encuentra el salar más grande del mundo, un sitio de exóticas particularidades, donde es posible alojarse en hoteles hechos íntegramente de sal, o experimentar un llamativo efecto óptico conocido como “whiteout”.

Lo primero que sorprende son las inmensas dimensiones del salar iguales a un tercio de la superficie de Bélgica, o a la mitad de la provincia argentina de Tucumán. La cantidad de sal acumulada allí es tan grande que se estima que si se pudiese procesar, alcanzaría con creces para abastecer durante un año el consumo humano de todos los habitantes del planeta.

Por una cuestión magnética, al ingresar a la zona se pierde toda comunicación con el exterior y el visitante se sumerge en un paisaje semidesértico con géisers, formaciones rocosas, y pozos volcánicos con fumarolas de azufre, que remontan a la época de la formación de la Tierra.

El salar tiene paisajes muy variados, pero uno de los más especiales se forma cuando el cielo está nublado. En ese espejo que es el suelo del salar las nubes se ven reflejadas de tal forma que la línea del horizonte se vuelve difusa hasta casi desaparecer, haciendo imposible diferenciar el cielo de la tierra, efecto conocido como “whiteout”.

Conducir un vehículo, correr o simplemente caminar en medio de este inmenso lago de sal es una experiencia extraordinaria. Sobre ese cristal perfecto uno se ve reflejado, comienza a hacer muecas, posa y termina jugando como un chico.

Casi en el límite con Chile, ese infinito mar de sal, cuyo final se pierde en el horizonte, tiene tres espejos de agua, las lagunas Colorada, Verde y Celeste que toman su nombre precisamente de los tonalidades que muestra el agua según los elementos químicos que predominen en su superficie.

Entre los poblados de la zona se destaca Uyuni, una pequeña localidad que los turistas consideran la “entrada” al salar. Allí se encuentra “el cementerio de trenes” con los restos más importantes de la maquinaria ferroviaria del Alto Perú del siglo XIX.

salar_de_uyuni_

Como los materiales de construcción siempre guardan relación con las características de cada lugar, los hoteles y las casas de alojamiento del salar se encuentran construidos y amueblados con compactos bloques de sal, incluyendo camas, mesas y sillas.

Los muebles se cubren con mantas, tejidos de lana, o cueros de llama o alpaca, para proteger al visitante de las bajas temperaturas.

Pero no todo el salar está constituido por espejos de agua o sal. La Isla del Pescado o “isla Cujirí”, tiene por ejemplo un pintoresco paisaje rocoso de granito y tierra orgánica. Ese tipo de suelo ha permitido el desarrollo de una especie de cactus gigante, de más de seis metros de altura. Esta isla, al igual que la de los Pescadores o “isla Inkawasi”, son dos sitios extraordinarios para quienes practican el hobby de la fotografía en un marco agreste y solitario.

Una recorrida por estas islas es una buena forma de concluir un viaje místico y único, dentro el paradisíaco y poco explorado territorio boliviano.

Por Pablo Etchevers
Cedido gentilmente por www.rdselecciones.com

Videos de Uyuni

 


Uyuni en Google maps [googlemap lat=”-20.46035″ lng=”-66.824966″ width=”440px” height=”250px” zoom=”10″ type=”G_PHYSICAL_MAP”]República de Bolivia[/googlemap]

Deja un comentario